miércoles, 4 de marzo de 2009

Historia del Café Soluble o Instantáneo


Existen muchas historias al respecto del nacimiento del café soluble o instantáneo pero como Guatemalteco me gusta narrar esta que comparto con ustedes a continuación:

LEHNHOFF WYLD, FEDERICO (1871 - 1932)


Doctor en Medicina e inventor del café soluble o instantáneo. Nació en la ciudad de Guatemala, el 9 de mayo de 1871, en el seno del hogar formado por Eduardo Lehnhoff Waack y Dolores Wyld Quiñónez. A los 10 años viajó a Dresden (Alemania), donde estudió el bachillerato. Estudió medicina en las universidades de Guatemala y Berlín (Alemania). Cuando se encontraba en Berlín en su calidad de corresponsal de la revista La Escuela de Medicina, informó acerca del descubrimiento de los Rayos X, realizado por Roentgen en 1895, siendo así, el primer periodista científico de Guatemala. Fueron notables sus trabajos sobre enfermedades tropicales y, en particular, los relativos a la invención de medicamentos, entre ellos, el sulfacenol y una preparación contra el paludismo. Alrededor de 1909, mientras se encontraba leyendo en el jardín de su casa olvidó beber una taza de café, la cual quedó abandonada en el lugar. Días más tarde, al encontrarla, reparó en el hecho de que en el fondo del recipiente sólo quedaban residuos en forma de un polvo oscuro. La curiosidad científica lo indujo a verter agua hirviendo sobre esa sustancia y observó cómo se convertía en una nueva taza de café, con las mismas características de color, aroma y sabor. Este hallazgo lo llevó a inventar un procedimiento para la deshidratación de la bebida y, a finales de 1911, fundó, con Eduardo Tallien de Cabarrús, la sociedad que denominó Lehnhoff, Cabarrús y Cía. Ltda. Esta empresa patentó la marca del “Café Soluble” y la registro en varios países europeos y en Estados Unidos de América. Tres años después estableció, en Francia, la Société du Café Soluble Belna. Ese mismo año, esta empresa obtuvo medalla de oro en la Exposición Universal de Gante (Bélgica), por la alta calidad del Café Soluble “Belna” (denominación conformada por la unión de las últimas silabas de los respectivos nombres propios de las esposas de los socios: Isabel Wyld Viteri de Lehnhoff y Susana Piñol y Batres de Cabarrús). En sus primeros años, la producción y venta del café instantáneo fue sumamente exitosa; sin embargo, los efectos adversos de la Primera Guerra Mundial provocaron el cierre de la compañía. No fue sino hasta 1939, que importantes fabricantes de productos alimenticios, interesados en comercializar el invento, descubrieron un método alterno para la elaboración del café soluble y, durante la Segunda Guerra Mundial, lanzaron éste al mercado, con el propósito de que los soldados pudieran beberlo con comodidad. Lehnhoff falleció en Saint Cloud (París, Francia), el 8 de diciembre de 1932, y sus restos yacen en el Cementerio de Boulogne sur Seine.


Fuente: Diccionario de la Enciclopedia de la Historia de Guatemala de la Asociación de Amigos del País.




21 comentarios:

  1. Pues yo, amigo Abraham, al señor Federico Lehnhoff le iniciaría una demanda por "crimen de lesa humianidad". Es que para mi el café instantáneo es un atentado contra el verdadero café. Amo los granos recién molidos, los que pasan a la cafetera instantes después de haber sido triturados por el molinillo.
    Cuestión de gustos, tal vez.

    Muy interesante tu artículo.

    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro mi amigo a quien no le gusta el cafe molido para colar, pero cuando tiene demasiada prisa y quiere tomarse un café rápidamente es la solución perfecta.

      Saludos

      Eliminar
  2. Para las penas que he pasado, prefiero un café instantáneo que un mal café o un café que parezca té de lo ligero que lo toman en algunos lugares...

    ResponderEliminar
  3. Dentro de los recuerdos de mi familia tenemos dos participaciones de 500 francos cada una dadas por lehnoff y Cabarrus a mi bisabuelo Enique Alfredo Sagastume el 6 de febrero de 1913

    ResponderEliminar
  4. Vivo en Francia y conozco muy bien Saint Cloud, nunca imagine que un lugar que representa tantas cosas lindas para mi tiene de alguna manera algo que ver con mi natal guatemala, muy interesante toda la informacion muchas gracias por cierto investigando llegue a la informacion que adjudica a un japones como el inventor del cafe instantaneo en 1901 chequealo ;-)

    ResponderEliminar
  5. Y porqué dicen que fue un inglés el Sr. George Washington?

    ResponderEliminar
  6. muy interesante ¿Pero alguna vez diria? Soy Chapín y orgulloso de serlo le daría la honra a su patría

    ResponderEliminar
  7. pz a mi me gusta el cafe normal pero si a las personas les gusta el instantaneo no se puede hacer nada

    ResponderEliminar
  8. Bueno lo importante es que en gustos se rompen generos y asi como a muchos no les gusta el café instantaneo. A otros no les gusta el rojo ni el verde etc. Lo mas rico del mundo es la diversidad de poder complacer todos nuestros sentidos y 1 de los mas grandes placeres de la vida. COMER...

    ResponderEliminar
  9. hola es muy interesante en lo personal megusta las 2 clases de cafe pero mas el istantaneo pero seria mejor de que este llebara el nombre del que lo descubrio por supuesto el guatemalteco

    ResponderEliminar
  10. Jorge Mendizabal Rodas8 de septiembre de 2010, 13:03

    Que mejor que saborear una taza de cafe guatemalteco y platicar acerca de su inventor(del soluble)Despues de leer del Japones, y Washington el Belga-americano como inventores del soluble; parece que el Dr. Lehnhoff y su socio Eduardo Tallien lo PATENTARON en Europa y USA en 1911- por lo tanto esto los acredita como los inventores oficiales o no?...que disfruten hasta el ultimo sorbo

    ResponderEliminar
  11. Muy Linda Historia, pero para mi, nada mejor que el cafe colado natural, sin azucar, sin sabores... NETAMENTE NATURAL.. mmm...!!!!

    ResponderEliminar
  12. Señores buen día. La mayoría de comentarios hablan sobre si es rico o no el café soluble (instantaneo), uno hasta lo condena!... Lo que realmente hay que admirar del Dr. Lehnhoff es su capacidad de observar y por muy simple que sea lo que le haya llamado la atención, interesarse por saber que había pasado, el por qué? Tal vez por ser científico ya su mente estaba diseñada para eso... Una de las cosas que nos enseña esta historia es que no importa la nacionalidad (que bueno que era guatemalteco), ni el apellido... simplemente el que tenga la capacidad y ganas de usar su intelecto puede llegar muy lejos en la vida...

    ResponderEliminar
  13. Bueno, lo interesante es que siempre hay historias que buscan quitarle merito que nació en Guatemala el inventor, pero que se puede hacer.

    ResponderEliminar
  14. Lo interesante es que siempre habrá alguien que quiera robarle a otro lo que le pertenece. Efectivamente, Washington vivió en Guatemala pero no significa que sea el inventor, el Dr.Federico Lehnhoff su médico de cabecera,guatemalteco e inventor del mismo y quién lo patentó en Estados Unidos y Europa asociado con el Sr. E. Cabarrús y que luego comercializó, es el verdadero inventor y quién con su socio vendió las patentes respectivas.

    ResponderEliminar
  15. Siempre habra gente que no aprueba cuando un ciudadano de otro pais hace algo sobresaliente, pero bueno un guatemalteco tiene a muchas empresas de estos paises vendiendo millones y millones de dolares en cafe instantaneo....

    ResponderEliminar
  16. El 12 de Septiembre del 2011, un anónimo empezó su comentario el cual pencé era lo que yo venia concluyendo al leer el artículo y sus respectivos comentarios, lastima, hizo un giro. Pienso que lejos de que si es rico o que a mi no me gusta y prefiero esto otro.... Porqué no mejor lo vemos del lado positivo y nos alegramos el que haya sido un Chapin el inventor de tan tomada bebida en el mundo entero. Estoy seguro que nuestro amigo, el que nos brindó el artículo, quizo compartir para orgullo de nosotros los chapines tan bonito tema, yo si lo encontré fue porque andaba buscando cosas en las que hemos sobresalido los Guatemaltecos.

    ResponderEliminar
  17. Mi tío Federico Lehnhoff Wyld --guatemalteco-- fue un médico y un científico connotado; mi papá, James Thomas Wyld --guatemalteco--, trabajó para él en su laboratorio, donde se desarrollaba el Sulfarsenol. Precisamente por ser mi familiar y conocer su historia puedo aseverar que él no desarrolló el proceso para hacer el café soluble ni existe patente al respecto en Francia.
    No por repetir constantemente una falsedad ésta se convierte en verdad y, la memoria de mi tío jamás crecerá con méritos ajenos.
    Soy Daniel Ernesto Wyld y también soy guatemalteco.

    ResponderEliminar
  18. Es descubridor de los Rayos X o Rayos Roentgen fue el Señor Wilhelm Roentgen, no ningúna tal Federico x.

    ResponderEliminar
  19. Ah! Ya comprendo. Volví a releer el artículo creo que hay un problema de redacción: El tal Federico trabajaba para una revista científica e informa en la misma acerca de que el Sr. Roentgen descubrió los Rayos X.

    ResponderEliminar
  20. yo de Historia no se mucho, pero de tomar cafè si y en gautemala tenemos la dicha de disfrutar uno de los mejores del mundo, por algo los premios otorgados año con año a algunas fincas de Huehuetenango, Guatemala.

    ResponderEliminar